Yo era una niña rebelde
que rechazaba a los maestros.
Quería hacerme mi propia escuela.
Y no estoy arrepentida.


Isabel Guerra es la monja pintora que, desde su
clausura en el monasterio cisterciense de Santa Lucía,
Zaragoza, llega cada dos o tres años a Madrid para
exponer sus cuadros: llenazo asegurado, venta total.

Sus vocaciones han corrido paralelas desde la
adolescencia: fue una niña rebelde que quiso pintar
y amar a Dios, autodidacta.

No crean que la vida monástica le ha apartado
de las preocupaciones terrenas: convencida de que
este mundo  no puede gustarle a nadie, su obra
contiene un mensaje de esperanza: la belleza
es posible, no todo está perdido  

                                            
 Elena Pita
Isabel
Guerra
Este es un humilde homenaje a estos
maravillosos óleos que, luciendo mejor que
fotografías, nos llegan como regalo casi
espiritual de Isabel Guerra

Gracias a la Galería de Arte Sokoa (Madrid)
Miembro de la Asociación Madrileña
Profesional de Galerias de Arte
Descubriendo la luz de tu presencia.
Óleo 100x73 cm.
Ven en ayuda de mi soledad.
Óleo 96x60 cm.
Alégrate, Él está conmigo.
Óleo 60x81 cm.
Por tu palabra viviré en la claridad.
Óleo 65x46 cm.
Tú me sondeas y me conoces.
Óleo 73x92 cm.
Esperará siempre en tí.
Óleo 102x73cm
Saciará la sed de los humildes.
Óleo 92x65
Saciará su gran sed siempre sentida
Óleo 89x116cm