Quien ha visto pasar dos tercios de su vida,
trata de revivir los principios aprendidos
para hacer una autocrítica.
Quiere saber si en base a ellos ha vivido.
Examina lo que le enseñó la vida,

Sobre compartir y dar,
Versus egoísmo y angurria.
Sobre la amistad y gratitud
Versus la envidia e ingratitud
Sobre la honestidad y decencia
Versus sus contra partes.

Y así se encontrarán muchos versus más.

Habrá quienes concuerden, otros discreparán.
cada quien tiene sus forma de pensar.
¿Y quién es uno para juzgar?

Se escriben los principios que No son doctrina,
Tampoco son un reglamento y menos una ley,
Tan sólo una forma de vivir.
Son tantos que no alcanza el papel,
así muchos principios y hechos
se quedarán en el tintero,

Y no se trata de polemizar,
si esto es más importante que aquello.
Practicados y sin practicar,
se han convertido en tradición
y por eso es mejor dejarlos por escrito
COMO SI FUERAN UN LEGADO.

Y dice así:


Sin importar condición o color
con el título de señor nos traen al mundo.
Amamantados con Honestidad, Decencia, Nobleza,
se aprende la generosidad de dar y compartir.
Dignidad, Lealtad y Pundonor,
Tenacidad y Sencillez.

Del padre se recibe el ejemplo.
Del maestro aprendimos las ciencias.
la experiencia la dio el mundo.
Se hicieron las primeras amistades,
Limpias, Puras, Nobles, Dignas y Francas,
nunca tuvieron asomo de interés o conveniencia.


En la segunda etapa de la vida,
creemos ser los dueños de la verdad,
a los padres y maestros todo se les refuta
y en el cajón del olvido se van guardando,
porque incomodan,
algo de... lo que amamantaron
como ejemplos y enseñanzas.

Se cruzan nuevos personajes en las vidas,
y los amigos se comienzan a escoger,
por su nombre, dinero o poder.

Así, queriendo o sin querer,
se contamina la conciencia,
la amistad perdió su virtud,
ya no es más noble, digna, pura o franca,
se manchó con la conveniencia.


En la tercera etapa de la vida,
Salimos de lleno al mundo,
tomamos plena conciencia de las diferencias,
unos las aceptan, otros no.

Hay quien archivó en definitiva,
lo que amamantó y el ejemplo que recibió.
Pisó al hermano, pariente o amigo,
con ambición desmedida,
no le importó la forma,
para llegar a tener, dinero y poder,
olvidando que ambos son imperfectos...

...tanto van como vienen,
desnudando las conciencias,
ese es su gran defecto.


En la etapa final,
hay quienes por tercos o ilusos,
viven con lo que amamantaron
y con el ejemplo que recibieron.

Cuando tuvieron, dieron y compartieron,
Cuando no tienen, siempre dan y comparten
lo que no pueden perder:
Cariño, Conocimientos, Experiencia y Tiempo.

Dan especialmente al amigo en mal momento,
su palabra de aliento.
Ante la adversidad, se doblan, pero no se quiebran.

Con coraje proceden
Quienes mil veces caídos,
Mil y una levantados.

Mantienen la virtud de la Amistad,
Para que siga Digna, Pura, Noble y Franca.
Así, a sabiendas que es difícil,
Conservan el título que al nacer recibieron.
Siguen siendo SEÑORES !!!

No ambicionan dinero o poder,
sintiéndose millonarios
si sus amigos son más de tres.
Mirando el pasado,
viven el presente; vislumbran el futuro.

Y aunque éste pinte amarillo o negro,
Exclaman muy seguros:
De ser como soy... me alegro !!!


                              M. D.Ugreg
GREGORIO DURAND MALATESTA
Ingeniero Agronónomo peruano, que escribe por afición con textos siempre muy agradables
de leer. A continuación dos muestras de su talento:
QUIEN HA VISTO PASAR
DOS TERCIOS DE SU VIDA
SEIS DE JODA       nuevo