TUVO QUE DEJARLA IR


Probablemente no era el mejor momento para ponerse a escribir. Él se había dado cuenta de
que había en él dos momentos bastante claros y diferenciados:

A veces sentía la necesidad de escribir y a veces sentía que podía escribir, que las palabras
iban a fluir fácilmente, pero nunca esos momentos coincidían, cuando sentía la necesidad de
escribir, también sentía que no podría hacerlo bien.

Sin embargo aquel diecisiete de Noviembre, aquel era el 686 día y no habría más. Había
terminado una época La mejor época jamás vivida por él.

Y surgieron preguntas encontradas, confusas, dramáticas...

Por qué la época pasó, por qué tuvo que ser así.
De quién dependió ese final.
Qué hubiese tenido que hacer para evitarlo.
Quizá no permitir que comience.
¿Quizá nunca permitir que termine?

Y entonces él se puso a pensar en cosas, estúpidas algunas, trascendentales otras. Siempre al
principio tendientes a la inminente depresión.

Dios no existe. El Hombre si existe.
El Hombre necesita cosas y las toma.
Si no debe, las usurpa.

A veces no puede tomarlas, porque no existen...
Su indomable necesidad lo obliga a crearlas, y las crea.
El Hombre necesita de un Dios. El Hombre lo crea.

Alqunos hombres necesitan de un milagro....
El Hombre los crea, los inventa y luego cree en ellos.

Luego de esos 686 días, él, este hombre quiso retroceder, desesperadamente volver atrás,
volver a vivir, una, dos, mil veces cada uno de esos, ahora inolvidables, 686 días...

Desesperadamente descubrió que ya no era más posible, ninguno de ellos volvía, ya habían
pasado todos.... ninguno de ellos volvería nunca más.

Necesitó con todas sus fuerzas volver atrás y al ver crudamente que no podría nunca,
sintió la necesidad de crear algo que lo ayude... Cuántos antes habrán sentido eso mismo. Quién
antes que él ideó la reencarnación... la segunda oportunidad.

¿Seria esta una solución?

La vida no existe. No como un todo. Solamente existen días estancos... no, tampoco.
Existen sólo horas, independientes unas de otras… no, tampoco.
Sólo minutos… no, sólo instantes que pasan, pasan, pasan.
Da ganas de llorar, de gritar, de detenerlos, de agarrarlos, de inmovilizarlos...

...y te quise en un momento
un momento que es muy largo
para ajustarlo a mil lineas,
un momento que es tan corto que no da tiempo
a vivir lo que quisiera.

La vida no existe, son solamente instantes que se suceden unos a los otros...
Y si la vida no existe, ¿Qué habría que revivir? ¿A dónde habría que retroceder?
Por eso, precisamente por eso, no es posible retroceder... porque no hay donde retroceder...

Estamos viviendo El Presente, solamente El Presente.
Pero el intante es tan inconmesurablemente pequeño, que en realidad no existe...

Por eso no vivimos, no podemos vivir algo que no existe... Estamos viviendo El Pasado,
únicamente el inmediato pasado..... entonces... ¿Dónde está la angustia?

Mañana podré lamentar haber hecho o no haber hecho algo hoy. Si Hoy es el Ayer de Mañana.
Hoy estoy viviendo El Pasado. No tendré ningún derecho de lamentarme mañana de lo que
hago o de lo que no hago ahora.

No tendré derecho a querer volver atrás. Ahora estoy atrás. Debo vivir ahora, solamente ahora.
No hay regreso posible. Estoy atrás. Ya estoy atrás. No estoy ni en hoy ni en mañana.
Estoy en Ayer....  i NO HAY LAMENTO POSIBLE /


Adolfo Pardo
Caracas—Venezuela Mayo 1985